Maringá Soldas S. A., una empresa genuinamente brasileña, actuando hace más de 47 años en el mercado de reposición de piezas para vehículos automotores, tiene su liderazgo consolidado y reconocido como el mayor fabricante de cabezales y componentes para motores a diésel en Latinoamérica.

Fundada el 27 de junio de 1969 por los hermanos Imai, en la ciudad de Maringá – PR., inició sus actividades como una empresa de recuperación de cabezales.

En 1977, vislumbrando un mercado más promisorio, la empresa se trasladó a Curitiba-PR., y 2 años después inició su actividad fabril produciendo inicialmente astas hidráulicas para tractores. Maringá Soldas invirtió en investigaciones y desarrollo hasta culminar, en 1985, en la fabricación de los primeros cabezales para motores para atender la demanda que había en el mercado, por piezas de reposición.

Hizo de la excelencia en la cualidad de sus productos y de la agilidad en la atención a los clientes, los pilares de esa construcción para conquistar todo el mercado nacional y a partir de 1991, con la primera venta al exterior, Maringá Soldas pasó a actuar en más de 30 países, en los 5 continentes.

Maringá Soldas llegó a este reconocimiento por ser una empresa que siempre buscó pautar la actuación de su equipo y la producción de sus productos, bajo la regencia de sus valores y de las buenas prácticas recomendadas por la Gobernanza Corporativa y por la Certificación ISO 9001/2015, trabajando con ética y respeto a la sociedad y al medio ambiente.

“En las crisis y en los momentos de gran estremecimiento emocional y económico, solo superviven las empresas que hacen de las dificultades, oportunidades de superación.”
Kozue Imai – C.E.O. de Maringá Soldas S.A.